proteccion plaguicidas

En los Tratamientos con Plaguicidas existe el riesgo de que estos productos, generalmente peligrosos, penetren en nuestro organismo por distintas vías, siendo la dérmica la más importante.

Una de las operaciones de más riesgo es la de manejo de los productos concentrados para su mezcla con agua y preparación del caldo de aplicación. En las tareas de aplicación, la altura y proximidad de los cultivos y el tipo de equipo de aplicación empleado determinarán la magnitud de la exposición y las zonas del cuerpo más contaminadas.

Estamos pues, ante una situación de riesgo químico y los guantes de protección impermeables deben ser equipos imprescindibles si quiere mantenerse la exposición en el nivel más bajo posible. En cuanto a trajes, el uso de un simple mono de trabajo no es, en la mayoría de las ocasiones, la mejor solución. Según las normas europeas armonizadas existentes, los trajes de protección frente a productos químicos quedan clasificados fundamentalmente en seis tipos, dependiendo de su grado de hermeticidad. (Ver NTP 929).

En las tareas de aplicación habrá que evaluar las zonas expuestas y elegir el mejor compromiso entre el confort de las prendas y el nivel de protección que ofrecen. Se exponen a continuación los distintos tipos de ropa que pueden cubrir el riesgo por exposición a plaguicidas. La elección de uno u otro tipo tendrá que venir determinada por la evaluación previa del riesgo por exposición al plaguicida y se centrará en los equipos certificados que el mercado ofrece.

proteccion plaguicidas

La ropa de tipo 4 es un tipo de ropa de protección química que se recomienda en caso de gran exposición a caldo de aplicación (pulverizado, sin presión), mientras que la ropa de tipo 6 se aconseja en caso de que la exposición sea limitada, no siendo previsible el contacto con gran cantidad de líquido.

La ropa de tipo 6 puede complementarse con prendas de protección parcial impermeables en caso de que pudiera existir una exposición más importante en zonas concretas del cuerpo. Las prendas de protección parcial también pueden emplearse solas en tareas concretas. Los guantes de protección química han de emplearse siempre, sobre todo en tareas de mezcla/carga.

De forma general, la ropa de protección se puede complementar con pantallas faciales, gorras, botas… según sean las condiciones de trabajo.

La ropa de tipo 4, la de protección parcial (mandil, pantalón, etc.) y los guantes de protección frente a productos químicos líquidos están fabricados con materiales resistentes a la permeación. Estos materiales pueden ofrecer una barrera muy eficaz al paso de un producto químico, aunque su eficacia está sujeta, entre otros parámetros, al compuesto químico en cuestión. Esta resistencia selectiva “a la permeación” se evalúa según la norma de ensayo UNE-EN 374:3 2004 o UNE-EN ISO 6529:2002. (Clase 1 a 6, siendo 6 la mejor).

Actualmente el mercado no ofrece muchas posibilidades de materiales de guantes y ropa ensayados frente a formulaciones de plaguicidas. Por ello, a la hora de decidir el material adecuado a nuestra necesidad, debemos tener en cuenta la presencia de ciertos disolventes (alcoholes, naftas, etc.) en muchas de las formulaciones, ya que éstos pueden permear a través del material y llevar consigo el plaguicida. Por tanto, una protección eficaz frente a dichos disolventes podría retardar la permeación del plaguicida.

La ropa de tipo 6 está fabricada normalmente con materiales permeables al aire, es decir, poseen pequeños orificios, a veces casi invisibles, que permiten el paso de aire. Son muy adecuados, en caso de exposición potencial a salpicaduras, por su capacidad de repeler y evitar a cierto nivel la penetración de líquidos. Esta característica se evalúa según la norma de ensayo UNE-EN ISO 6530: 2005. (Clase 1 a 3, siendo 1 la mejor).

Los materiales «impermeables» ofrecen una resistencia limitada a la permeación por productos químicos, por ello siempre se expresa el término entre comillas. La permeación es un proceso mediante el cual el producto químico se mueve a través del material a nivel molecular. Implica adsorción en la parte externa del material, difusión a través de él y desorción en fase vapor, de su superficie interna (ver figura 1). Llegado este punto, el producto químico podría ya entrar en contacto con la piel.

Además, es importante señalar, que la permeación a través de un guante, deja su material inalterado, por lo que dicho proceso no se aprecia visualmente. Por otra parte, puede que incluso no se perciba por los sentidos, ya que a no ser que tratemos con productos irritantes o corrosivos, la desorción en fase vapor puede no ser perceptible.

Todos los materiales son permeados por los productos químicos más tarde o más temprano. Es cuestión de lo que se prolongue el contacto entre ambos. El tiempo tras el cual se detecta el inicio de un proceso de permeación, medido en minutos, es lo que va a caracterizar la resistencia de un material frente a un determinado producto químico y se llama «tiempo de paso», que es una traducción del término normalmente empleado en inglés «Breakthrough Time» cuyas siglas son BTT.

El tiempo de paso se determina en base a un ensayo descrito en la norma de ensayo UNE-EN 374-3: 2004, según la cual, se le asigna al material «impermeable» una clasificación en función de su resistencia a la permeación, medida en minutos, con un producto químico determinado. El tiempo de paso se corresponde con el tiempo tras el cual se detecta una permeación de 1 g/cm 2
.minuto.

Las clases van desde la 1 hasta la 6, siendo 6 la mejor. El ensayo de resistencia a la permeación es el único ensayo de resistencia química que se lleva a cabo en materiales de guantes de protección química. Un ensayo relativo a la resistencia a la degradación química está actualmente en discusión y algunos fabricantes aportan datos particulares en sus folletos sobre esta cuestión.

Pero además, no podemos olvidar que en un guante de protección química, el material es sometido a otros ensayos durante el proceso de su examen CE de tipo de certificación que, de alguna forma, también pueden estar de forma indirecta relacionados con la protección química ofrecida. Imaginemos, por ejemplo, un guante que no ofrece ninguna protección mecánica, que se rasgue con mucha facilidad. Esta escasa protección mecánica hace que la protección química sea nula cuando el guante deje la piel al descubierto al romperse.

Por ello, los datos sobre protección mecánica, aunque no son determinantes en un guante químico, deben aportarse en el folleto informativo, como veremos más tarde. Las prendas de protección parcial ([PB], del inglés Partial Body) son normalmente polainas, delantales, manguitos.

Una chaqueta o un pantalón, también serían prendas de protección parcial, pero, si han llevarse juntas, el conjunto debe considerarse un traje, que debe ser sometido a los ensayos que le correspondan como traje completo. Pueden ser muy útiles en situaciones donde, por estar la exposición muy bien delimitada a una parte del cuerpo, podemos evitar sobreproteger al trabajador con una prenda de protección de cuerpo completo. Los materiales de las prendas 3[PB] o 4[PB] se ensayarán para determinar la resistencia a la permeación a los productos químicos que el fabricante indique, que serán representativos del uso al que destinan los trajes. Los materiales de las prendas 6[PB] no son resistentes a la permeación, sino que ofrecen una determinada repelencia a los líquidos.

vestuario de proteccion

 

Chaleco Dräger

chaleco dräger

 

Chaleco Dräger CVP 5220

Hasta 4 horas más de rendimiento – con una preparación y una logística sencilla : el Chaleco Dräger CVP 5220 está preparado inmediatamente para trabajar a altas temperaturas, ya que produce el efecto refrigerante por sí mismo. Esto significa: sin refrigeración, sin dependencia del agua, no existe riesgo de circulación de aire peligroso, ni pérdidas de tiempo.

Refrigeración automática a partir de 28 °C

El efecto refrigerante del chaleco reside en los 20 elementos de PCM (Material de Cambio de Fase) del forro interior. Al realizar tareas que requieren un gran esfuerzo físico o en ambientes con altas temperaturas: Partiendo de una temperatura corporal de 28 °C los elementos de PCM absorben el calor y se funden transformándose en líquido. De este modo, la temperatura corporal se reduce de 3 a 4 °C. Dependiendo del trabajo corporal y la temperatura ambiente, el efecto refrigerante del Chaleco Dräger puede durar hasta cuatro horas.

Comodidad de uso

La disposición de los elementos de PCM ofrece una gran libertad de movimiento, porque se ajustan al cuerpo. El chaleco se puede llevar debajo de la ropa de protección como, p.ej., la ropa para operaciones de los bomberos o los trajes de protección química estancos a gases.

Solidificación durante el almacenamiento

Con una temperatura de almacenamiento inferior a 22 °C, los elementos se solidifican de nuevo. Después de cuatro horas como máximo, los elementos están listos otra vez: cuanto más frío, más rápido. Desaparecen los laboriosos preparativos y trabajos posteriores (como en los chalecos de hielo).

¿ Quieres más Info sobre este Chaleco?

Ficha Técnica

equipos aire comprimido

ARTÍCULO TÉCNICO Equipos de Protección Respiratoria.

 

RIESGOS RESPIRATORIOS

Los riesgos se pueden resumir en: gases y vapores inflamables, deficiencia de oxigeno, y gases tóxicos.

Los tipos de contaminantes o sustancias peligrosas pueden ser encontradas según su estado de agregación y tamaño en distintas formas. Las formas más habituales son polvo en estado sólido ,aerosoles en forma de líquidos y neblinas, gases y vapores, virus y bacterias de tamaño menor.

Las partículas de polvo se introducen en el aparato respiratorio y según su diámetro cubren un área diferente tanto en las vías altas y medias como en los pulmones. Las partículas de polvo más finas no se fijan, ya que entran y salen con total libertad. El peligro grave se encuentra en la parte central donde estas partículas se fijan a los pulmones de una manera más permanente. La presencia de partículas, gases y vapores puede provocar el desarrollo de determinadas enfermedades profesionales que requieren prevención y el uso permanente de equipos de protección respiratoria para poder evitarlas.

EQUIPOS AISTIDOS O MOTORIZADOS

Los equipos respiratorios asistidos o motorizados son una familia de equipos en los que se impulsa y favorece la inhalación gracias a un motor que proporciona un caudal de aire continuo, evitando así el esfuerzo respiratorio al usuario. Se incrementa notablemente el flujo de aire que se recibe y esto supone dos beneficios notables frente a la utilización tradicional de máscara y filtro: la eliminación o reducción de la resistencia respiratoria y la mayor protección en el caso de que el usuario lleve barba o utilice gafas, ya que se puede dificultar el ajuste adecuado debido a estos aspectos.

La protección que se consigue con este tipo de equipos es global: partículas, gases, vapores y combinada. Normalmente presentan un diseño más ergonómico porque pueden utilizar adaptadores faciales como capuchas, cascos, pantallas, etc. y además van provistos de dispositivos o sistemas de alarma que avisan de la saturación del filtro, niveles de  concentraciones, estado de la batería, e incluso disponen de un display informativo de fácil manejo para facilitar su utilización al usuario.

EQUIPOS FILTRANTES DE ESCAPE

Existen también dispositivos filtrantes de escape que permiten al usuario la evacuación desde el lugar de trabajo a una zona segura. Estos equipos presentan diversas configuraciones, y ofrecen diferentes tipos de protección según el riesgo potencial al que estén expuestos los usuarios.

Existen filtros de escape para aplicaciones industriales frente a una amplia variedad de vapores y gases peligrosos, además de versiones especialmente diseñadas para la evacuación del público, en general, frente a posibles situaciones de incendios.

EQUIPOS DE PROTECCION RESPIRATORIA AISLANTE

La protección respiratoria aislante permite al usuario trabajar en atmósferas irrespirables sin tener en cuenta ni las concentraciones de oxígeno, ni la naturaleza de los contaminantes. El equipo respiratorio se convierte en un “pulmón” que otorga al usuario aire respirable en condiciones adecuadas para la vida. Los equipos aislantes pueden ser clasificados según la fuente de aire respirable, como equipos de aire comprimido y equipos de oxigeno. Se pueden clasificar según la morfología del equipo en equipos autónomos y equipos semiautónomos.

EQUIPOS SEMIAUTONOMOS

Los equipos semiautónomos son los que presentan su campo de actuación dependiendo de una manguera de suministro, encontrándose la fuente de aire respirable alejada de la zona de trabajo.

La fuente de aire respirable está alejada del usuario, y al no ser portada por el mismo, su principal característica es el bajo peso que porta el usuario unido a una autonomía limitada. Por el contrario, la desventaja es el límite de actuación que queda delimitado por la manguera y su longitud. Existen 2 versiones;

- De aire fresco, que toma aire de la atmósfera, normalmente para favorecer la aproximación al   usuario. Se ayudan de un ventilador o motor que impulsa dicho aire a través de una manguera. De   no ser así, la resistencia respiratoria es muy alta provocando un esfuerzo respiratorio muy elevado.   Estos equipos se utilizan poco en la actualidad.

- De aire comprimido: la fuente de aire está también alejada del usuario pero en este caso el aire se   obtiene de un almacén presurizado de presión, bien compresor, batería de botellas de alta presión,   o bien de una red industrial de media presión.

EQUIPOS SEMIAUTONOMOS DE AIRE COMPRIMIDO

Los equipos semiautónomos de aire comprimido o de línea de aire comprimido, son equipos muy utilizados en industria tanto a nivel habitual de trabajo como a nivel de alto riesgo por la variadas posibilidades de adaptador facial existentes, posibilidades de escape y de fuentes diversas de aire o de suministros móviles.

El aire comprimido llega desde la fuente exterior de suministro hasta el equipo de protección individual que porta el usuario. Existen diversas configuraciones de equipos según el trabajo a realizar:

DE TRABAJO LIGERO: capucha con flujo de aire, donde el aire que recibe el usuario es continuo, favoreciendo el refresco y disminuyendo el estrés térmico. Se puede utilizar con máscara, mascarilla y capucha, bien de flujo o bien por medio de un pulmoautomático. No es el mayor nivel de seguridad, pero es adecuado para el uso en trabajos cotidianos industriales como pinturas, disolventes, ambientes con polvo permanentes…, este tipo de equipos no se puede utilizar en espacios confinados.

DE TRABAJO PESADO: los sistemas de presión a través de la máscara son los de máximas prestaciones y de más alto factor de protección, siendo la presión positiva el de mayor seguridad. Normalmente estos equipos disponen también de botellas pequeñas de escape o emergencia para garantizar la evacuación segura de la zona en situación de carencia o fallo de la línea de aire comprimido. Las normas que rigen estos equipos son las siguientes:

- Con pulmoautomático y máscara: EN14593-1 y EN14593-2 de aire comprimido.

- Con caudal continuo: EN14594 de flujo continuo.

Los equipos semiautónomos de trabajo ligero pueden utilizarse con máscaras o capuchas, dependiendo de la aplicación y/o la preferencia del usuario. Son equipos generalmente compuestos de cinturón de línea, manguera y capucha. Son muy ligeros (menos de 600 gramos y el suministro de aire es superior a los 80 litros por minuto).

El nivel de ruido en el interior de la capucha es menor a 80dB y no son aptos para utilizar en ambientes con deficiencia de oxígeno ni espacios confinados, ya que su protección es media. Los equipos semiautónomos de trabajo pesados, son similares a los equipos autónomos de aire comprimido y se utilizan cuando se requiere una protección muy alta.

Los equipos semiautónomos de intervenciones de alto riesgo están sujetos en función de su configuración a diferentes normas: EN137 Equipos Autónomos; EN14593 Equipos Semiautónomos de línea de aire comprimido; EN402 Equipos de escape de aire comprimido con máscara, mascarilla o boquilla.

Los equipos semiautónomos de trabajo pesado han de responder en situaciones de emergencia, por ello se configuran con presión positiva y con una botella para escape. Todos estos equipos cumplen los requisitos más extremos acordes con las normas de intervención de los equipos de emergencia.

Las fuentes de aire respirable pueden ser móviles, carritos con un almacén de aire comprimido (con botellas pequeñas de los propios equipos autónomos o con botellas grandes de aire comprimido de 50 litros a 300 bares ó 200 bares.

El equipo se completa con una guía para las mangueras, freno en la devanadera y freno de pie. Habitualmente estos sistemas de suministro de aire portátil van dotados de sistemas de seguridad y control para ofrecer un máximo nivel de seguridad al usuario. Además de alta presión, avisa al controlador de la botella (las botellas en uso están casi vacías), existe un preajustado entre 60 y 50 bares. Existe también una alarma de baja presión; avisa al controlador de una caída de presión en el suministro de aire de las mangueras.

¿Quieres más Info? Accede al Catálogo

tapones proteccion auditiva

Protección Auditiva Correcta con Tapones

Uso

• Lea y siga todas las instrucciones de colocación de los tapones para los oídos.

Selección

• Evite la sobreprotección en ambientes donde el ruido sea mínimo: al
seleccionar los mejores tapones en su situación, considere los niveles de
ruido y su necesidad de comunicarse con sus compañeros u oír las señales de
advertencia del trabajo.

Mantenimiento

• Inspeccione los tapones antes de usarlos para verificar que no estén sucios,
dañados o duros. Deséchelos de inmediato si están afectados.
• Por motivos de higiene, deseche los tapones de un solo uso después de usarlos.
• Con un mantenimiento adecuado, los tapones para reutilizables pueden durar
de 2 a 4 semanas. Límpielos con agua y jabón suave y guárdelos en un estuche
cuando no los utilice.
• Limpie y reemplace regularmente los capuchones de las bandas.

tipos de tapones

Qué Hacer y Qué Evitar con los Tapones

proteccion auditiva

¿Más INFO sobre Protección Auditiva?

–> Claves para una Correcta Protección Auditiva con Orejeras <–

orejeras honeywell 

Instrucciones para la Colocación de Orejeras

Uso

1- Lea y siga todas las instrucciones para la colocación de las orejeras.
2- Retire todo el cabello que se encuentre debajo de las almohadillas para las orejas.

Selección

3- Evite la sobreprotección en ambientes donde el ruido sea mínimo: al seleccionar las
mejores orejeras para su situación, considere los niveles de ruido y su necesidad de
comunicarse con sus compañeros u oír las señales de advertencia del trabajo.

Mantenimiento

4- Inspeccione las copas y las almohadillas para las orejas con regularidad para
asegurarse de que no tengan grietas y fugas. Deséchelos si tienen daños visibles o
están afectados.
5- Limpie regularmente las copas y las almohadillas para las orejas con agua y jabón suave.
6- Reemplace las almohadillas para las orejas y la espuma cada 6 a 8 meses en
condiciones de desgaste normal, o cada 3 a 4 meses cuando estén sometidos a uso
constante o a clima húmedo o extremo.

Qué Hacer y Qué Evitar al Usar Orejeras Howard Leight

proteccion auditiva orejeras

Fuente: HoneyWell España.

proteccion frio

Artículo Técnico Vestuario de Protección

PROTECCIÓN CONTRA EL FRÍO

En vestuario de protección contra el frío, encontramos tres categorías de prendas en función de la temperatura ambiente frente a la que la prenda está destinada a proteger:

Prendas de Categoría I. Están destinadas a proteger contra temperaturas ambiente superior a los -5 º C. Deben cumplir con los requisitos establecidos en la norma armonizada EN 14058:2004, cuya versión española es la UNE-EN 14058:2004.

Prendas de Categoría II. Las prendas de Categoría II están destinadas a proteger frente a temperaturas ambiente entre los -5 ºC y los -50 ºC. Deben cumplir con los requisitos establecidos en la norma EN 342:2004 (versión española de la norma: UNE-EN 342:2004).

Prendas de Categoría III. Este tipo de prendas están destinadas a proteger frente a temperaturas iguales o superiores a -50 ºC. La norma que deben cumplir es la EN 342:2004.

SELECCIÓN DE LA PRENDA

En la protección contra el frío, los parámetros más importantes a la hora de seleccionar una prenda son el aislamiento térmico efectivo, Icle, y el aislamiento efectivo resultante, Icler.

Estos valores indican el aislamiento térmico entre la piel y la superficie externa de la ropa con un maniquí inmóvil y en movimiento respectivamente.

Se utilizan para definir los intervalos de temperaturas que se indican en las tablas 1 y 2. Por tanto, el valor de protección del conjunto de ropa se evalúa mediante comparación del valor de aislamiento resultante medido y el valor de aislamiento necesario (IREQ).

Icler es de determinación obligatoria para las prendas de protección contra el frío según norma EN 342:2004, y es opcional para las prendas de protección contra ambientes fríos según EN 14058:2004. Icle es de determinación opcional para prendas según EN 342 y EN 14058.

Los valores mínimos de Icler según las normas son:

•  EN 342:2004: 0,310 m2·K/W;
•  EN 14058:2004 (si se determina el valor):0,170 m2·K/W.

La resistencia térmica, Rct, es una característica de los materiales textiles o combinaciones de materiales que debe determinarse para las prendas contra ambientes fríos según EN 14058. Clasifica las prendas en tres clases, donde la Clase 1 ofrece menos aislamiento que la Clase 3.

Tabla 1 Aislamiento térmico efectivo, Icle de la ropa en condiciones de temperatura ambiente para equilibrio térmico con diferentes duraciones de exposición

aislamiento termico

Tabla 2 Aislamiento térmico efectivo resultante, Icler de la ropa y condiciones de temperatura ambiente para equilibrio térmico con diferentes duraciones de exposición

tabla aislamiento termico

NOTA 1: Estas tablas se exponen con fines únicamente orientativos. La selección de la prenda adecuada únicamente podrá ser realizada por personal debidamente cualificado en prevención de riesgos laborales.

NOTA 2: 1 clo = 0,155 m2·K/W

CLASIFICACIÓN SEGÚN RESISTENCIA TÉRMICA

restencia termica

Las prendas con materiales con una Rct>0,25 m2·K/W, están destinadas generalmente para uso en ambientes fríos y por lo tanto no caen en el ámbito de la EN 14058:2004. Factores como la permeabilidad de la prenda al aire y a la penetración de agua también influirán en la selección de la prenda ya que tanto la velocidad del aire como la humedad influirán en el aislamiento térmico del usuario.

CLASIFICACIÓN SEGÚN PERMEABILIDAD AL AIRE

tabla permeabilidad aire

CLASIFICACIÓN SEGÚN RESISTENCIA A LA PENETRACIÓN DE AGUA (OPCIONAL)

penetracion agua

BAIKAL

Chaqueta de poliéster Oxford impregnado poliuretano. Forro acolchado con algodón 3M THINSULATE™. Capucha amovible por cremallera, forrada con algodón 3M THINSULATE™.

Relleno en Cordura® negro en hombros con tiras reflejantes y alto de las mangas con listón. Relleno delantera al nivel del pecho con listón. Cuello recto de cremallera hasta arriba, con forro de lana polar.

Cierre delantera de cremallera con solapa cierre velcro. 1 bolsillo sobrepuestos de fuelle en pecho para teléfono con solapa de cierre velcro. 1 bolsillo en pecho vertical cierre de cremallera con 1 bolsillo para bolígrafo. 2 bolsillos bajos sobrepuestos con solapa de cierre velcro. 1 bolsillo interior.

Elástico de ajuste en la cintura de cada lado. Puños rectos con solapa ajuste y cinta velcro. Bajo de la prenda ajustado por cordón elástico y bloqueo de cordón. Gama HARMONY.

chaqueta proteccion

clase de permeabilidad

DICKSON

Buzo de poliéster Oxford impregnado poliuretano. Forro acolchado con algodón 3M THINSULATE™. Capucha amovible por cremallera, forrada con algodón 3M THINSULATE™.

Relleno en Cordura® negro en hombros con tiras reflejantes y alto de las mangas con listón. Relleno delantera al nivel del pecho con listón. Cuello recto de cremallera hasta arriba, con forro de lana polar.

Cierre delantera de cremallera con solapa cierre velcro. 1 bolsillo sobrepuestos de fuelle en pecho para teléfono con solapa de cierre velcro. 1 bolsillo en pecho vertical cierre de cremallera con 1 bolsillo para bolígrafo. 2 bolsillos bajos en vivo cierre de cremallera. Elástico de ajuste en la cintura de cada lado.

Relleno en Cordura® negro en las rodillas con listón. Relleno al dorso con triángulo reflejante. Puños rectos con solapa de ajuste de cinta velcro. Abertura bajo de las piernas con solapa de ajuste de cinta velcro.

buzo dickson

permeable al aire

NORDLAND

Parka. Costuras selladas. Capucha desmontable. Cuello forrado lana polar. Cierre por cremallera doble cursor bajo solapa velcro y con corchetes. Cintura y bajo de la prenda ajustados por cordón elástico. 7 bolsillos.

aislamiento termico

aislamiento termico resultante

¿Más Info sobre Vestuario Laboral?

riesgos espacios confinados

Utiliza Equipos de Protección adecuados según el lugar donde ejerces la Actividad Laboral.

Los principales riesgos que pueden existir en un Espacio Confinado:

1. Falta de oxígeno: es frecuente que en los espacios confinados la concentración de oxígeno en el aire sea insuficiente para que una persona respire. El aire se compone de diferentes gases, incluido el oxígeno.

El aire ambiente normal contiene una concentración de oxígeno del 20,9% v/v. Cuando el nivel de oxígeno cae por debajo de 19,5% v/v, se considera que el aire es deficiente en oxígeno. Las concentraciones de oxígeno por debajo de 16% v/v no se consideran seguras para los humanos.
2. Presencia de gases tóxicos: en muchos espacios confinados existen materiales de origen diverso que por putrefacción, fermentación u otros procesos similares generan gases que pueden ser muy tóxicos, tales como el ácido sulfhídrico con su característico olor a “huevos podridos o el monóxido de carbono, que no tiene olor pero puede producir rápidamente la muerte.

Las medidas más usadas para la concentración de gases tóxicos son las partes por millón (ppm) y las partes por billón (ppb).
3. Riesgo de Incendio y explosión: los gases acumulados en el interior de un espacio confinado pueden ser inflamables (gas natural, amoniaco, monóxido de carbono, etc.) y dar lugar a un incendio o una explosión cuando en el interior del espacio se produce alguna chispa o se enciende una llama. Se expresa en % de LEL “Lower Explosive Limit” (de 0 a 100%) o % x vol.
4. Riesgos por caídas o resbalones: el acceso a espacios confinados requiere el establecimiento de un sistema de protección anticaida durante el descenso y el ascenso del operador así como el equipo y procedimientos necesarios para las labores de rescate y evacuación si fuera necesario.

 Posibles Soluciones HoneyWell Para Espacios Confinados:

*Exposición a Atmósferas Peligrosas
Detección de gas portátil
• Detector Multigás MicroClip y Quattro

*Riesgos por exposición a Atmósferas Peligrosas
(Asfixia, Intoxicación, Incendio y explosión)

Equipos de respiración

• Circuito abierto – Aeris confort 2
• Suministro Aire – Bioline y B.A.S.
• Evacuacion – Bio-S-Cape y Oxy-Pro

*Riesgos biológicos 

Ropa Proteccion Reutilizable

• Mono Northylon
• Buzo Patrol
Ropa Proteccion Desechable
• SPACEL ®
Comfort Medium

*Riesgos de caídas a distinto nivel (acceso y rescate)
Arnés
• Miller H-Design ‘confined space’
• Miller H-Design 2pt Rapco
Sistemas anticaidas
• Retractil Falcon
Sistemas de Acceso y Rescate
• Tripode + Mightevac + MN20

 ¿Quieres más Información sobre Espacios Confinados?